Senadora Maritza Martínez presenta proyecto para que se prohíba el uso de plásticos de uso único y el poliestireno expandido (Icopor) en Colombia

31/07/2019

 

Bogotá D.C., julio 31 de 2019.- Si hoy se bota a la basura un portacomida hecho con poliestireno expandido (Icopor) y se quiere hacer seguimiento a su proceso de biodegradación, tendrían que pasar más de 20 generaciones (más de 500 años) para lograr ver cómo desaparece del medio ambiente la huella nefasta de este material. Similar panorama se presenta con los platos, vasos, pitillos y en general, con todos aquellos empaques plásticos de difícil reutilización o reciclaje.

 

En virtud de la preservación de los diversos ecosistemas que se ven amenazados por los desechos de poliestireno expandido y de los empaques y utensilios de uso único, la senadora Maritza Martínez Aristizábal (P. de la U), puso a consideración del Congreso de la República una iniciativa para prohibir el uso y la comercialización de productos fabricados total o parcialmente con este material para el consumo de alimentos o bebidas.

 

“Los plásticos de uso único que se utilizan en el sector de alimentos son un veneno de acción lenta cuyo efecto es nefasto para el medio ambiente. Su biodegradación se toma desde meses hasta más de 500 años y es casi que imposible reutilizarlos o transformarlos en otros productos”, explicó la autora de la iniciativa.

 

Además de lo difícil de su reutilización y biodegradación, los desechos de poliestireno expandido y de los plásticos de uso único, no son fáciles de reciclar y disponer, debido al amplio volumen que ocupan en carros, contenedores de basuras y rellenos sanitarios, donde permanecen por largos períodos de tiempo.

                                                                                                                                 

El proyecto presentado por la senadora Maritza Martínez Aristizábal, que consta de tres artículos, compromete al Gobierno a crear un sistema de seguimiento, monitoreo, control, evaluación y vigilancia de la medida prohibitiva, además de que será este el encargado de sancionar a quienes la incumplan, crear los incentivos necesarios para la transición hacia productos sustitutos y realizar pedagogía encaminada a formar conciencia ambiental sobre la importancia de transitar hacia otras alternativas sustitutas a estos productos y que sean sostenibles.

 

Tal y como se estableció en la recientemente aprobada Ley para la prohibición del uso y la comercialización de plásticos en el departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, el plazo para hacer la transición hacia alternativas amigables con el medio ambiente será de dos años.

Please reload

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon
Please reload

Visitas

Maritza Martínez

Senadora de la República