Senadora Maritza Martínez advierte sobre encarecimiento de productos de la canasta familiar debido al cierre vial Bogotá-Villavicencio

29/08/2018

 

Bogotá D.C., agosto 29 de 2018.- El cierre de la vía Bogotá-Villavicencio completa más de 48 horas, y los usuarios de la carretera afectados por el estado de la misma están entre la espada y la pared, pues si se quedan en los puntos donde se encuentran represados, corren riesgo de no contar con suministro de alimentos debido al aislamiento de esos sectores, y si se devuelven con la carga, deberán pagan nuevamente los $68 mil que cuesta el peaje.

 

Y es que son cerca de 800 vehículos de carga los que están atascados en la vía, lo cual ha generado grandes pérdidas económicas y pone en riesgo la inocuidad de los productos que transportan. Por cada hora que un vehículo de carga permanece quieto en la vía se generan pérdidas, por hora, de $75 mil y son más de tres mil camiones los que regularmente usan este corredor vial.

 

Lo anterior hace latente el riesgo de carestía y encarecimiento de algunos productos de la canasta familiar (que son de la región o que para transportarlos utilizan esta vía) que podría sentirse desde ya, no solo en los municipios cercanos a Villavicencio, sino también en la capital de la República.

 

Los precios de algunas frutas y verduras provenientes de otras regiones del país, han mostrado una tendencia al alza en el mercado de Villavicencio. Según el Dane el incremento está entre un 25% y un 43%, aproximadamente.

 

“Así lo han sentido municipios como Quetame, donde algunos productos han incrementado su precio en el mercado entre 15 y 20 por ciento, y si no se hace algo pronto, no solo Quetame, sino Guayabetal y las comunidades cercanas, correrán riesgo de desabastecimiento”, advirtió la senadora Maritza Martínez Aristizábal (P. de la U).

 

Particulares también represados

 

A esta delicada situación, dijo la Congresista, “debemos sumarle las decenas de vehículos particulares que desde el pasado domingo se encuentran en la vía, lo cual los mantiene en un riesgo constante y con la incertidumbre de no saber a ciencia cierta cuándo será habilitada”.

 

El cierre de la carretera ha perjudicado sensiblemente la economía regional, pues más de 400 tractomulas cargadas con hidrocarburos se han dejado de movilizar.

 

“La situación en la vía Bogotá-Villavicencio está tomando niveles nunca vistos, familias afectadas, comunidades enteras aisladas por vía terrestre y la amenaza de escasez de alimentos en varios municipios deben encender todas alarmas en aras de prevenir un drama humanitario”, puntualizó la Senadora.

Please reload

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon
Please reload

Visitas

Maritza Martínez

Senadora de la República